miércoles, 22 de enero de 2014

Vivir el Baile, Bailar la Vida.

A veces, cuando menos te lo esperas, la vida te pide que pares. Que quites el piloto autómatico, ese que enciendes porque prefieres hacer, seguir, sin tener muy claro hacia dónde ni como y aún así, eso te compensa, te aleja de miedos, de dudas, de pasos que dar por terrenos movedizos. Cuando seguir en este estado ya no te vale, porque hay algo dentro que te está diciendo "esto no encaja", entonces la vida te dá lo que necesitas y si estás dispuesta a ello, si te implicas y decides ser Valiente, dejar esas "comodidades" y comenzar a observar, a sentir, a Aceptar, la ventana enorme que se abre ante tí es tan poderosa que ya no hay vuelta atrás.
 
Llevo un tiempo haciendo un trabajo maravilloso con Arancha Merino, más que aprendiendo sobre emociones, que también, estoy viviendo mis emociones, descubriendo y realmente tomando conciencia de lo que son, de cómo cada una de ellas, si sabemos aplicarlas en su momento, cuando tocan, nos ayudan a alcanzar plenitud, serenidad, armonía en nuestra vida.
 
Recuerdo que su primera propuesta fué algo "apararentemente" sencillo e "inofensivo" y que yo decidí aplicar desde el primer día: observarme. Es decir, ir descubriendo quiés soy yo, eso sí, sin florituras que intenten adornar lo que vaya descubriendo y con mucho amor y compasión por quien soy. En todo este proceso hay una palabra que ha ido apareciendo y adquiriendo ahora un significado mucho más pleno y consciente y que creo que es el paso básico y esencial para todo lo demás: Aceptación.
 
- Está siendo muy empoderante para mí conocer quién soy y aceptarme como soy. Con mis fortalezas (y a veces cuánto cuesta reconocerlas de verdad y hablar de ellas sin temores, con humildad y alegría), mis miedos (y no tanto por contarlos sino por reconocérmelos a mí misma, sin tapujos), mis sueños que son los míos, mis debilidades, mis pasiones, mis porqués y para qués, mis envidias (que también las hay...), mis comparaciones que no me dejan crecer ni ser quien soy, mis falsas responsabilidades, esas que yo solita me creo y me las creo! Y con todo esto y siendo consciente de que sigo en ello (y me encanta el reto) comienza la Aceptación. Esto es quien Soy (y repito, aún me queda camino por andar, sorpresas que llevarme, vendas que quitar, pasitos que celebrar...). Y lo digo con alegría y con energía, la que me da ser consciente de que es sólo desde aquí, desde esta plataforma que está comenzando a ser un poquito más estable, desde donde puedo comenzar a construir mi mejor versión. De momento, lo dejo aquí.
 
- Y la Aceptación por lo que la vida te trae. Me encanta ver como la vida, a través de lo que me sucede o lo que le ocurre a personas que están a mi alrededor, a quién quiero en el alma,(porque ves que sufren, que lloran, que se caen, que enferman y también que se levantan, que afrontan los retos desde tan diferente actitud, que triunfan...) te acompaña en ese aprendizaje. Te da la oportunidad de que vayas comprendiendo (que no siempre entendiendo) el significado verdadero de lo que nos ocurre. El verdadero aprendizaje, ese que hace que crezca como persona, que te hace un poco más fuerte por dentro, llega cuando de verdad Aceptas. Dejas de sufrir, de negar, de apretar los dientes para querer frenar el caudal del río a sabiendas que es imparable, que su camino es ese por más que te empeñes en frenarlo o cambiarlo) Y lo aceptas no desde la rendición, no desde el "yo no puedo más, que sea lo que Dios quiera", sino como el paso previo y esencial para avanzar y vivir desde la armonía y la fluidez que tanto buscamos.  Aceptar es la antesala de Vivir con intensidad, es la condición "sine qua non" para "Enamorarte de la Vida" o como dice Mario San Miguel:
 
"Aceptación es bailar con la vida...suene la música  que suene y disfrutar felices por el hecho de poder bailar. Tal vez lo nuestro sea el Rock and Roll; pero podemos descubrir la belleza de una rumba. Es posible que nuestra especialidad sea el vals; pero si la orquesta de la vida toca una conga, podemos aceptarlo, bailarla y gozar con ella. Mucho vamos a aprender. Ya llegará nuestro ritmo favorito...o no. En el fondo qué importa eso, lo importante es Vivir el Baile, Bailar la vida..:Toca Aceptar porque es Aprender; Aprender porque nos lleva al Crecimiento; crecer como vía hacia la Luz; y la Luz como camino para ser Libres. Sólo desde ahí podremos Vivir lo Bello, Buenos y Verdadero."  (La fabulosa fórmula de la felicidad)

12 comentarios:

  1. Siempre aprendo algo con cada uno de tus post. Me quedo con "Aceptar es la antesala de Vivir con intensidad, es la condición "sine qua non" para "Enamorarte de la Vida".
    Gracias Julia por compartir con todos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y gracias a ti por pasarte siempre por aquí...vamos creciendo juntos, eh? Un besazo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Si es que voy #Aprendiendodelasmejores!! Un besazo y gracias mil.

      Eliminar
  3. Emocionada una vez mas mi queridísima Julieta, interesante, muy interesante. GRACIAS de corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y gracias a tí por tu enorme sensibilidad Montsines. Este baile de la vida nos lo echamos juntas! Besazo

      Eliminar
  4. Preciosa reflexión: Aceptación contraria a la resignación y a la rendición. Aceptación como plataforma para crecer y fluir con la vida...
    Gracias querida Julia
    Un abrazo de corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí amigo, por acompañarme en este baile, sin resistencia, aceptando y como tu dices, fluyendo con la vida.

      Un abrazo enorme!
      Julia

      Eliminar
  5. Hola, hoy inicio a seguir tu blog.

    Gracias por este increíble articulo.

    Seguiré esos consejos, Vivir el baile y bailar la Vida.

    Un grato saludo y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias y Feliz Baile! seguimos...Feliz día.

      Eliminar
  6. Hola Julia,

    Hoy he recibido un maravilloso regalo de la vida: redescubrir tu blog que había perdido entre una larga recopilación de links.
    Y me encuentro con esta bella e inspiradora reflexión. Tus palabras son calma y paz. Son placer para mis sentidos, disfruto degustándolas, pero lo más importante es que son el lugar desde el que salir a iniciar el baile.
    GRACIAS por compartir tu viaje y aprendizaje. Me siento acompañada y con fuerzas renovadas.

    ResponderEliminar
  7. Hola Stella! cuanto me emocionan tus palabras! muchas gracias!! yo, si a ti te apetece, te acompaño en este baile. Gracias a tí por compartirlo conmigo. Un fuerte abrazo. Julia

    ResponderEliminar